Inicio > Cáncer de Mama > Preguntas Frecuentes

Preguntas frecuentes PDF Imprimir Correo electrónico
Índice de Artículos
Preguntas frecuentes
¿Cuáles son los signos y síntomas del cáncer del seno?
¿Cómo se trata el cáncer del seno?
¿Qué es una mamografía?
¿Qué son las calcificaciones?
¿Qué son las masas?
¿Qué es una Biopsia? ¿En qué consisten cada uno de sus tipos?
¿Puedo prevenir el cáncer de seno?
¿Cuáles son las probabilidades de recurrencia de mi cáncer con el plan de tratamiento sugerido?
¿Cuántas veces se debe de administrar quimioterapia?
¿Podré tener hijos después de mi tratamiento?
¿Qué es el linfedema?
Las prótesis de seno y los sostenes (Tips para con el seguro)
¿La reconstrucción del seno aumenta el riesgo de que el cáncer regrese?
¿Qué son los anticuerpos monoclonales?
¿Pueden ser los anticonceptivos orales una causa de cáncer del seno?
¿Qué debo hacer en caso de presenciar una secreción irregular del pezón?
TIPOS DE CONDICIONES NO CANCEROSAS
¿Cuál es el tratamiento de los síntomas de los cambios fibroquísticos?
¿Qué son los fibroadenomas?
¿Qué son los tumores filoides?
¿Qué es el papiloma intraductual?
¿Qué es el tumor de células granulares?
¿Qué es la necrosis adiposa?
¿Qué es la mastitis?
¿Qué es la ectasia ductal?
¿Qué son las cicatrices radiales?
¿Qué son los lipomas?
¿Cómo afectan las condiciones benignas del seno el riesgo de cáncer del seno?
Para las mujeres con mayor riesgo de cáncer del seno
¿Existe algún medicamento que pueda reducir el riesgo de cáncer de seno?
EL TAMOXIFENO Y EL RALOXIFENO
Todas las páginas

¿Cuáles son los signos y síntomas de los cambios del seno?


Los cambios en los senos pueden ser causados por condiciones benignas o por el cáncer.  Aunque la mayoría de los síntomas que se presentan a continuación se deben probablemente a condiciones benignas, es importante informar a su médico sobre cualquier cambio que usted note.  Muchos síntomas de condiciones benignas son los mismos que se presentan con el cáncer de mama. A menudo, no es posible diferenciar entre las condiciones benignas y las cancerosas basándose solamente en los síntomas. Su médico puede ordenar otras pruebas, si son necesarias, para diferenciar entre las dos condiciones.

Es posible que algunas condiciones benignas no causen ningún síntoma y que se detecten durante un mamograma o una biopsia del seno.

Protuberancias: una condición benigna del seno a menudo causa una protuberancia o un área de engrosamiento. La condición puede o no ser sensible al tacto, y usualmente la mujer la encuentra mientras se examina los senos o las áreas debajo del brazo, o por su médico o enfermera durante un examen de los senos.

Mientras más joven sea la mujer, mayor es la probabilidad de que una sola protuberancia del seno sea una condición benigna.  En las mujeres menores de 30 años, la causa más común es un fibroadenoma (discutido a continuación).  En las mujeres que están entre los 30 y 49 años, las condiciones benignas (fibroadenoma, cambios fibroquísticos e hiperplasia atípica) son las causas más probables.  Los quistes (sacos no cancerosos que contienen líquido) y los cánceres no invasivos (carcinoma ductal in situ, o DCIS) son más comunes en las mujeres de mayor edad.  La probabilidad de que una sola protuberancia sea cáncer de mama es una posibilidad importante en cualquiera de estos grupos, pero es más probable en mujeres de mayor edad que en las mujeres más jóvenes.

Es muy común que varias protuberancias en ambos senos se deban a una condición benigna, como los cambios fibroquísticos.

Las protuberancias en los senos, al igual que otros síntomas, tienen que ser analizadas junto con los otros síntomas que la mujer pudiera tener. Por ejemplo, una protuberancia nueva y sensible que esté acompañada de piel enrojecida y fiebre pudiera ser un signo de infección del seno.  No obstante, cualquier protuberancia nueva u otro cambio debe ser examinada por un médico o enfermera.

Dolor: algunas mujeres sienten dolor o molestia en el seno que está asociado con el ciclo menstrual.  Este tipo de dolor “cíclico” es más común durante la semana antes del período menstrual, y a menudo desaparece una vez comienza la menstruación.  Muchas mujeres con cambios fibroquísticos (discutido más adelante) sienten dolor cíclico en el seno.  Se cree que los cambios en los niveles hormonales son la causa.

Algunas condiciones benignas del seno, como la inflamación del seno (mastitis), pudiera causar el inicio de más dolor repentino en un lugar específico. En estos casos, el dolor no está asociado con el ciclo menstrual. En raras ocasiones, las protuberancias del cáncer de mama también pueden causar dolor.

Secreción del pezón: aunque la secreción (otra que no sea leche) del pezón pudiera ser alarmante, en la mayoría de los caos se debe a una condición benigna.  Al igual que con las protuberancias del seno, mientras más joven sea la mujer, mayores probabilidades hay de que la causa sea benigna.

La secreción que no es leche y que proviene de las condiciones benignas es usualmente clara, amarilla, verde o color marrón.  La secreción que contiene sangre (que es visible a simple vista o detectada en análisis de laboratorio), aunque por lo general no es cáncer, causa más preocupación y requiere de más evaluación.

Por otro lado, la secreción que proviene de varios conductos del seno o de ambos senos se debe más comúnmente a condiciones benignas, como los cambios fibroquísticos o ectasia ductal.

La secreción que proviene de un solo conducto (con o sin sangre) puede ser causada por condiciones benignas, como el papiloma intraductal y la ectasia ductal, pero también puede ser causada por condiciones precancerosas (como el DCIS) o por cáncer, y deben ser examinadas inmediatamente.

Una secreción lechosa que proviene de ambos senos (otra que no surja durante el embazado o durante la lactancia) algunas veces ocurre en respuesta al ciclo menstrual.  Además puede deberse a un desequilibrio de hormonas segregadas por la pituitaria o la glándula tiroides, o a ciertos medicamentos.

De nuevo, mientras las condiciones benignas son más comunes que el cáncer de mama, es importante notificarle al equipo de atención médica sobre cualquier cambio en su seno para que puedan evaluarlo sin demora.


Si ocurre un cambio, tal como el origen de una masa o inflamación, sensibilidad a la palpación, irritación o formación de hoyuelos en la piel, retracción del pezón (volteado hacia dentro) o dolor en los pezones, enrojecimiento, comezón o escamas en el pezón o en la piel del seno o una secreción que no sea leche materna, usted debe ver a un miembro de su equipo de atención médica lo antes posible para que le examine. Una masa no dolorosa, dura y con bordes irregulares tiene más probabilidades de ser cáncer, pero algunos tumores cancerosos poco frecuentes son sensibles a la palpación, blandos y de forma redondeada. Por este motivo, es importante que cualquier masa o protuberancia nueva en el seno sea examinada por un médico con experiencia de las enfermedades del seno. La mayoría de las veces, estos cambios que se producen en los senos no son un cáncer.